miércoles, julio 17, 2019
Inicio Actualidad Veritas Vision Solution Day o cómo el “nuevo” backup se reivindica en...

Veritas Vision Solution Day o cómo el “nuevo” backup se reivindica en la era híbrida

La protección del dato y la alta disponibilidad marcaron siempre el paso de Veritas. Incluso en la larga etapa que le unió a Symantec, la compañía mantuvo un discurso de valor propio, íntimamente unido, eso sí, a la seguridad de su comprador. Ahora, ya en solitario casi tres años después, ha ganado en agilidad. Así lo reconocía Valentín Pinuaga, director general de Veritas desde hace poco más de un año, en el Veritas Vision Solution Day, que reunió a clientes y socios en Madrid. “Nuestros clientes han seguido renovando su confianza en la compañía como lo atestigua el alto porcentaje de renovaciones del mantenimiento, que alcanza el 93 %”.

La marca además ha recuperado una mayor aceleración en el lanzamiento y en el refresco, mucho más frecuente, de sus soluciones; en especial la que cuenta con más reconocimiento: NetBackup. “Se pone el foco en los elementos que han sido siempre el negocio de Veritas”, insiste.

Publicidad

A punto de cerrar su año fiscal el próximo 31 de marzo, la filial española espera concluirlo con un ascenso de doble dígito, lo que supone un excelente balance teniendo en cuenta que el anterior ejercicio fue excepcional, el mejor de los últimos años, con un crecimiento del 35 %. “Hay que valorarlo especialmente teniendo en cuenta que nos movemos en un entorno muy competitivo, con grandes compañías que tienen una gran presencia”.

Retos actuales

Pinuaga recordó los retos a los que se enfrentan las empresas en el entorno de los datos. El primero, lógicamente, el crecimiento completamente exponencial. “El volumen va a seguir creciendo y hay que ser, cada vez, más eficiente y eficaz en la gestión”. No olvida el mantenimiento del rendimiento y las complicaciones que siempre imprime el cumplimiento de todas las regulaciones. “Hay segmentos, como es el caso de la sanidad o la banca, que deben ajustarse a determinadas casillas, que no se pueden saltar, lo que añade una mayor complejidad a la gestión de los datos”. Pinuaga recordó que las soluciones de la compañía tienen la capacidad de ajustarse a cualquier tipo de entorno y de modelo de negocio. “También en la nube”, completó. “Aunque la adopción de la nube va más lenta en el área pública, debido a todas las regulaciones que es necesario cumplir, muchos de nuestros clientes ya tienen fijada una senda en este apartado y ya han empezado a hacer uso de las plataformas de Azure, de Office365 o de Amazon, por ejemplo”.

Entre los valores que exhibe la compañía, el directivo destacó el fácil acceso a los equipos de ingeniería, algo no muy habitual en las compañías tecnológicas. “Los clientes o los socios pueden plantear unas necesidades concretas o se les presenta cualquier problema que nuestros ingenieros pueden resolver”, especificó. “Podemos personalizar o resolver cualquier problemática”.

No se olvidó de hacer referencia a la obligatoriedad de controlar los costes del almacenamiento; crítico ante el aumento de los datos. “La tecnología es clave en este reto para ayudar a las compañías a reducir el coste total de propiedad”. Por último, en el tema de las regulaciones, Pinuaga aconsejó el uso de herramientas que ayuden a entender “qué dato se guarda y si se debe hacerlo o no”.

Entornos multicloud

Todo apunta a que el mundo será híbrido. Si no lo es ya. Inmaculada Granado, cloud management business manager Iberia en VMware, recordó que el 80 % de las compañías en 2020 será multicloud. “Sin embargo un tercio no estará preparado para gestionarlo de manera adecuada”. Granado recordó el papel, esencial, que tiene la seguridad en este entorno y la importancia de las aplicaciones. “El software defined data center está girando hacia la aplicación”, insistió. “Hay que optimizar la infraestructura de este entorno para reducir, al máximo la vulnerabilidad de la aplicación”.

La tendencia de que el software lo defina todo es, junto, a la adopción del edge, las dos vías tecnológicas principales a juicio de Enrique González, gerente marketing cloud de Telefónica. En el caso del edge, aseguró que la compañía ya está realizando pruebas con la tecnología 5G como referente. Un entorno, el del edge, que a su juicio, no cambia el escenario tecnológico ni la complejidad de su gestión o de la necesaria seguridad. “Ni lo mejora ni lo empeora”, insistió. “Se trata de acercar la infraestructura a los clientes”.

Además, insistió en el asunto de la personalización en el área del cloud. “Los hiperescalares no pueden darla”, explicó. “Estamos invirtiendo en servicios propios para que Telefónica pueda ajustarse a las necesidades de los clientes”.

Los ecosistemas de TI son cada vez más complejos por tanto, la gestión es un reto. Ana Rocha, cloud business development manager de Red Hat, record que en la aplicación de estas políticas de gestión, no solo es importante la tecnología. “Las personas y la cultura de la organización son esenciales: hay que involucrar a los equipos de redes con la organización dedicada a la seguridad; no pueden actuar de manera estanca”.

El backup, a pesar de su larga tradición en el mercado, forma parte esencial de estos nuevos entornos multicloud. “Es un complemento absolutamente necesario”, explicó Granado. “Jugamos a hacer backup desde diferentes entornos, lo que exige que la simplificación sea clave”.

Persistirá lo tradicional

A pesar de que este nuevo entorno ingente de datos provoca la suma de nuevas cargas y entornos en las empresas, lo “tradicional” sigue manteniendo su peso en las compañías. “Van a coexistir el mundo tradicional con las nuevas cargas”, explicó Sergio Díaz, specialist solutions consultant en Hitachi Vantara, que aseguró que en los últimos meses las cargas en las infraestructuras tradicionales han aumentado a doble dígito. “Hay que crear API y conectores para conectar de manera adecuada las cargas tradicionales con las nuevas”, recomendó. Unas cargas que, de cualquier manera, seguirán “necesitando backup”. Eso sí, la manera de llevarlo a cabo varía dependiendo del tipo de carga. “En el caso de las tradicionales, puede convertirse en un cuello de botella”, advirtió. “Hay que diseñar sistemas de protección que no añadan una carga adicional: es necesario buscar siempre la eficiencia en cada entorno y para cada carga”.

El gran cambio en las cargas de trabajo es que los sistemas TI, en lugar de servir para las empresas, “pasaron a servir a los clientes de estas empresas”, recordó Rubén Terceño, master solutions architect de EMEA de MongoDB.

Fue Iván Menéndez, director general de Nutanix en España y Portugal, quien insistió en uno de los términos de moda: la agilidad. “Es lo que requieren las compañías”, recordó. Una exigencia que, a su juicio, es muy complicado de conseguir en las cargas tradicionales. “La clave está en la hiperconvergencia y en que las empresas dispongan de una escalabilidad horizontal en sus infraestructuras”.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Espacio Patrocinado