miércoles, junio 16, 2021
Publicidad
Inicio Reportajes En profundidad La conectividad digital, primer paso para avanzar en la transformación del país

La conectividad digital, primer paso para avanzar en la transformación del país

Conectividad digital - Newsbook - España digital 2025 - Eje 1 - Tai Editorial - España

El primer eje del plan “España Digital 2025” está centrado en la conectividad digital. Los objetivos de este eje son conseguir que el 100 % de la población tenga una cobertura de más de 100 Mbps en 2025 para eliminar desigualdades entre territorios, disponer de unas infraestructuras óptimas para impulsar el avance de la digitalización de las empresas y posicionar a España como un polo de atracción de infraestructura digitales de interconexión transfronterizas de referencia del sur de Europa.

El eje de la conectividad digital pretende ser una palanca para el crecimiento y el impulso de la vertebración económica, social y territorial del país. Unas infraestructuras de conectividad uniformes en todo el territorio contribuirán al desarrollo tanto de las zonas urbanas como rurales y al cierre de la brecha digital que lleva a la exclusión a los sectores de la población más vulnerables.

En este mismo apartado de conectividad digital se pretende estimular la inversión en redes de última generación para que sirvan de motor para el resto de sectores de la economía y que el sector de las telecomunicaciones siga siendo uno de los pilares del desarrollo económico y un generador de empleo.

Este eje también tiene como propósito mejorar la posición de nuestro país como un polo de infraestructuras digitales de interconexión transfronterizas de referencia del sur de Europa. España cuenta con redes de telecomunicaciones internacionales que conectan a nuestro país con cuatro continentes de manera directa y se ha posicionado como un punto de amarre de cables submarinos alternativos a las rutas tradicionales del Atlántico norte y las de interconexión mediterránea, complementadas con una creciente industria de infraestructuras digitales de almacenamiento y procesamiento de datos. Estas ventajas tienen que darse a conocer para que nuestro país atraiga inversión y talento.

Para lograr estas metas el eje utilizará el “Plan para la conectividad y las infraestructuras digitales”, que engloba una serie de reformas normativas como la nueva Ley de Telecomunicaciones y un plan de infraestructuras digitales transfronterizas.

Plan de conectividad

El plan, cuyo nombre completo es “Plan para la conectividad y las infraestructuras digitales de la sociedad, la economía y los territorios”, recoge las principales medidas para lograr los objetivos planteados por el primer eje de la agenda digital. Cuenta con un presupuesto público de 2.350 millones de euros en cinco años, que provendrán del “Fondo de Recuperación y Resiliencia de la Unión Europea”, aunque de manera conjunta con la estrategia de impulso de la tecnología 5G se espera que el sector privado pueda invertir en los cinco años de implementación aproximadamente 4.000 millones de euros.

El plan organiza las medidas en cinco ejes o líneas de acción, tres verticales y dos transversales. El primero está centrado en la extensión de la banda ancha para la vertebración territorial y comprende cinco medidas: conectividad para todos, refuerzo de la conectividad en centros de referencia y servicios esenciales, la mejora de la conectividad en centros urbanos, bonos de conectividad para colectivos vulnerables y la extensión de cobertura de banda ancha en movilidad de 30 Mpbs. Entre estas medidas destacan los bonos de conectividad, que cubrirán un paquete de conexión a banda ancha, que en una modalidad complementará el programa de Educa en Digital y que tiene como fin dotar de bonos para facilitar la conectividad a los estudiantes en los casos que sea necesario, aunque también está previsto otro tipo de bonos de conectividad para otros consumidores vulnerables.

El segundo eje está enfocado a la conectividad para la empresa y comprende tres medidas: acciones de refuerzo a la conectividad en polígonos industriales y centros logísticos, acciones Gigabit de refuerzo de conectividad asociadas a proyectos de digitalización sectoriales y bonos de conectividad para pymes. En esta última medida, se contempla la activación de un programa para dar bonos para financiar las inversiones y los gastos derivados de la conectividad para las pymes que participen en programas públicos de impulso a su digitalización.

El tercer bloque de medidas recoge las acciones para convertir a España en un hub de datos

El tercer bloque de medidas también es un eje vertical y recoge las acciones para convertir a España en un hub de datos. Estas medidas están diseñadas para favorecer que España se convierta en un eje de atracción de infraestructuras digitales. La primera es la elaboración de un esquema energético favorable para las infraestructuras digitales transfronterizas verdes. En este apartado se fomentará el uso de energías renovables y se trabajará para elaborar un marco legal y administrativo adecuado para la consideración de las infraestructuras digitales de alto impacto con el fin de favorecer las inversiones y garantizar la sostenibilidad. La segunda medida de este eje es la mejora de la conectividad de las infraestructuras digitales transfronterizas a través del apoyo a la participación de empresas españolas en consorcios de empresas para que pueden participar en el programa de financiación para interconexiones trasnacionales de infraestructuras de datos y cable submarino del Mecanismo Conectar Europa. Unido a esto, la siguiente medida es el impulso a la industria española de infraestructuras digitales transfronterizas. Se impulsará la participación en diferentes programas europeos de interés común (IPCEI) que se ejecutarán en el periodo 2021-2027 como la alianza industrial del cloud y el sistema satelital de comunicaciones seguras.

Nuevo marco normativo

El cuarto eje de medidas es transversal y se centra en las reformas normativas y los sistemas de información públicas. En este apartado se encuentra la renovación de la Ley General de Telecomunicaciones, que transpondrá al ordenamiento jurídico español el código europeo de las comunicaciones electrónicas adoptado en 2018. En la nueva norma, cuyo anteproyecto de ley se encuentra en proceso de tramitación, se amplía el ámbito de regulación para incluir los servicios de comunicación interpersonales no basados en numeración o de mensajería, se moderniza el concepto de servicio universal y los derechos de los usuarios. Además, se refuerzan las capacidades de los servicios de comunicaciones de emergencia y se revisan las normas relativas a la gestión del espectro radioeléctrico con el fin de impulsar el despliegue de las redes 5G.

La otra medida de este eje es la relacionada con la renovación de los sistemas e información pública. En este apartado se destinarán recursos para mejorar los sistemas de información públicos para ofrecer a los ciudadanos y empresas información a través de las nuevas tecnologías web, cartografía, inteligencia artificial o movilidad. Se creará un sistema de información geográfica a modo de inventario de información relevante y se creará un nuevo punto único de información a disposición de los inversores en infraestructuras digitales.

El último eje del plan, transversal, está dedicado a la mejora de las infraestructuras y recoge dos medidas: una de ellas está dirigida a la mejora de la conectividad de los edificios y la otra está pensada para apoyar la eficiencia energética.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Espacio Patrocinado

¿Cómo ha sido la evolución del call center en los últimos 10 años?

Hay un antes y un después en la evolución del call center en la última década. Sin duda, su proceso de transformación siempre ha estado ligado a la tecnología. Los avances en este campo no solo han cambiado el rol de estos departamentos en las empresas, sino que también han modificado su estética, especialmente en lo que se refiere a infraestructuras.