viernes, marzo 5, 2021
Inicio Reportajes En portada 2020: el año en el que la impresión 3D reivindicó su poder...

2020: el año en el que la impresión 3D reivindicó su poder en el sector sanitario

Impresión 3D - Newsbook - Tai Editorial - España

La situación excepcional que atraviesa el mundo desde marzo de 2020 ha impulsado la tecnología de la impresión 3D en el ámbito sanitario. Un sector que se vio superado por los acontecimientos y en el que, al principio de la pandemia, escaseó el material sanitario de primera necesidad. En esas primeras semanas de caos muchas compañías y particulares pusieron sus impresoras 3D al servicio de los centros hospitalarios para abastecerles en su lucha contra la covid-19.

Estos complicados meses han servido para que la impresión 3D reivindicara su poder facilitador en el sector sanitario, pero no solo en la batalla contra esta pandemia, sino de cara al futuro. Sergio Martín Arango, business unit manager printing & office products en Esprinet, asegura que esta crisis sanitaria ha servido para “poner a la impresión 3D en el mapa y dar mayor visibilidad a las posibilidades que ofrece en el ámbito de la salud”. Y es que, como afirma, “se puede utilizar para fabricar biomodelos para pedagogía médica o ensayo de cirugías, fabricar prótesis de todo tipo y crear material sanitario”.

Un material que tuvo serios problemas de suministros debido a los cierres fronterizos y a la gran demanda de los mercados internacionales. Tal y como subraya Jaume Homs, Iberia 3D regional business manager de HP, “en esos momentos era necesario encontrar una solución que, de forma rápida, diera respuesta a las necesidades de material de los que se encontraban en primera línea de batalla, salvando la dependencia de la cadena de suministro y de la producción exterior”.

la covid-19 alza esta tecnología como el gran aliado para el futuro del ámbito de la salud

HP fue una de esas organizaciones que dio el máximo para que los profesionales de la salud contaran con el material de protección necesario y facilitar su labor durante la crisis sanitaria. “Nuestra capacidad de producción y la de nuestra comunidad de partners permitió suministrar a los hospitales casi cuatro millones de piezas impresas en 3D”, asegura Homs. Hisopos nasales, ajustadores para mascarillas y protectores faciales fueron algunos de los elementos que el fabricante entregó en los centros sanitarios, demostrando, así, “la viabilidad de esta tecnología para aumentar la velocidad de fabricación, reducir los costes de producción y responder forma ágil a la volatilidad de la demanda y del mercado”, explica.

Ante este impulso de la impresión 3D, ¿cuál ha sido el comportamiento del mercado desde que se desató la pandemia? Según comenta Martín Arango, “en el auge que se dio durante el segundo trimestre del año hubo un crecimiento importante en la venta de consumibles, pero pronto llegaron las roturas de stock, como en muchas otras categorías, y se frenaron las ventas”. En cuanto a las ventas de impresoras, el directivo de Esprinet indica que en el cuarto trimestre ha habido un incremento considerable, “por lo que las perspectivas de futuro son muy buenas”, subraya.

Colaboración para un futuro mejor

La crisis sanitaria ha supuesto un punto de inflexión para la tecnología en general y para la impresión 3D en particular. Asimismo, abre un nuevo escenario en el que la colaboración entre el sector tecnológico y el de la investigación dibujarán un futuro nuevo y mejor. “Experiencias como esta han demostrado que es posible y necesario explorar nuevas vías de colaboración público-privada para encontrar soluciones sin intereses individuales y que nos ayuden a superar las dificultades”, explica el directivo de HP. Y es que, como reconoce Homs, una de las lecciones que dejó el pasado 2020 es la necesidad de crear un ecosistema innovador que combine los esfuerzos de diferentes agentes sociales para “construir un modelo nuevo y mejor preparado para competir y afrontar cualquier posible eventualidad”.

Por su parte, Martín Arango señala la inversión en tecnología como “uno de los ejes más importantes en el plan de recuperación de la economía y esto debería ayudar a impulsar el sector del 3D”. Sin embargo, reconoce que es un ámbito que todavía “está lejos de su etapa de madurez, ya que quedan muchas cosas por hacer y muchas oportunidades abiertas”. Además, hace un llamamiento a darle “un enfoque más industrial y promover su uso en otros ámbitos, como el sanitario”. Y es que el canal IT español siempre lo ha ligado a la educación, pero, tal y como asegura, “la especialización en este sector ofrece al distribuidor la posibilidad de incrementar su negocio a través de la formación al usuario y el servicio asociado en general”.

Impresión 3D - Newsbook - Tai Editorial - España

Esta pandemia ha puesto en valor el poder de la tecnología para construir un futuro mejor y cómo su uso en determinados sectores puede facilitar la labor de sus profesionales. Consciente de ello HP tiene sus soluciones de impresión 3D al servicio de muchos sectores y, como reconoce Homs, “en todos ellos tenemos experiencias de cómo nuestra tecnología puede ser una gran aliada para fabricar determinadas piezas por su agilidad, coste y posibilidades de personalización”. Además, el fabricante tiene a más de 2.300 personas trabajando en su Centro de San Cugat para investigar nuevas áreas de aplicación de la impresión 3D en el ámbito sanitario. “Desde prótesis personalizadas, más ligeras y a un menor precio, hasta la impresión de órganos para que los cirujanos practiquen antes de una operación de riesgo”, comenta.

El mercado de la impresión 3D

  • Según la consultora Context en el segundo trimestre el mercado mundial de la impresión 3D se incrementó en un 24 % en los envíos de unidades nacionales de impresoras de clase industrial en China.
  • Las ventas de impresoras de escritorio personales aumentaron un 68 % durante el mismo período.
  • Las ventas de las impresoras 3D de gama alta y media sufrieron un estancamiento significativo, mientras que los dispositivos profesionales de clase económica mantuvieron una fuerte demanda.
  • Los envíos de impresoras industriales representaron el 62 % de los ingresos globales de productos terminados en el segundo trimestre de 2020.

Previsiones

  • Context prevé una aceleración del mercado de la impresión 3D a partir de 2021 y un aumento en las ventas de impresoras. Unos pronósticos derivados de la capacidad para imprimir bajo demanda y sin largos plazos de entrega.
  • La aparición de nuevas tecnologías de impresión, el cumplimiento de la demanda reprimida de los mercados existentes y la incorporación de la tecnología de impresión 3D en nuevos mercados finales con el objetivo de optimizar las complicadas cadenas de suministro y mejorar la planificación serán las tendencias que marcarán este sector el presente año.
Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Espacio Patrocinado