El sitio de mi recreo y la isla de mi descanso

0

Ya no hace falta cerrar los ojos ni dejarse llevar por la imaginación para divisar infinitos campos y preciosos cielos azules porque ya divisamos el horizonte que exhibe nuestra particular isla de descanso. Algunos volverán al lugar donde nacieron y otros disfrutaremos, sin ataduras laborales, del sitio de nuestro recreo. Unos preferirán el sol, la espiga y, por qué no, el deseo; otros optarán por la nieve o el huracán; y muchos más se refugiarán en el mar y en la maravillosa bandeja de plata que dibuja en el horizonte.

Qué más da. Todos sabemos dónde se sitúa el sitio de nuestro recreo; un lugar en el que se conjuran, a partes iguales, el silencio, la brisa o la cordura; junto al aliento que insuflamos, de vez en cuando, a nuestras particulares locuras. Nieve y fuego. Y también deseo.

Disfruten mucho de él en este merecido tiempo de descanso.

Nos vemos a la vuelta.

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here