jueves, noviembre 14, 2019
Inicio Reportajes En profundidad Valorista concede más valor al software

Valorista concede más valor al software

Desde principios de este año funciona en Valorista la Software Factory, centrada en acercar al canal del mayorista un abanico, lo más completo posible, de servicios de consultoría y desarrollo de software. Las nuevas exigencias del mercado así lo marcan. “Las empresas no se pueden limitar a comprar y vender productos”, apunta Víctor Ratón, responsable de la Software Factory. Integrado por un equipo experto en el desarrollo de soluciones de movilidad, web y para posibilitar la integración de plataformas, el distribuidor puede reforzar su imagen y su oferta de cara a sus clientes. “Pueden ofrecer en su negocio nuevas posibilidades de software, facilitando así la integración en proyectos de una mayor magnitud”.
En esta “factoría” se observa un servicio integral en el que se complementan hardware, software y servicios: “El hardware que adquiere el cliente va unido a un software especializado, y a su vez ambos se alimentan de los servicios de mantenimiento que Valorista también proporciona”, especifica Víctor Ratón.
Software Factory es una plataforma que está especializada en el desarrollo de cualquier tipo de aplicación para Internet, escritorio o dispositivo móvil para proyectos que van desde e-commerce y plataformas de venta, trabajo de campo móvil, turismo u ocio, hasta desarrollo de negocio. El papel de Valorista alcanza todos los servicios, lo que abarca desde la toma de requisitos, la realización del análisis funcional del proyecto o la elaboración del diseño técnico hasta el desarrollo de la aplicación y el testeo, la implantación y el mantenimiento evolutivo de la misma. “El distribuidor marca el ritmo del proyecto y nosotros le acompañamos durante todo el proceso formando parte de él”, explica el responsable.

Aplicaciones y entornos
Dentro de la labor de desarrollo de software, las aplicaciones más comunes que se desarrollan son las aplicaciones nativas, especialmente diseñadas para ejecutarse en un sistema operativo de un dispositivo en concreto. Junto a ellas, las aplicaciones de entornos web de gestión de conocimiento que se usan para trasladar acciones y conocimientos de la web a los dispositivos móviles.
Según defiende el responsable, son muchas y variadas las aplicaciones que se han desarrollado en la Software Factory. Entre ellas, Víctor Ratón destaca, por ejemplo, DocLog, un gestor documental completo; el ADM, la app del consejo de enfermería, todas las apps de contenido digital y multimedia, tiendas virtuales, soluciones para ecommerce, apps de retail, pago móvil, firmas digitales, etc.
Los apartados de aplicación son variados: desde el área retail o las tiendas comerciales hasta el colectivo de distribución de contenido digital. “La aplicación de gestión documental, DocLog, es uno de los proyectos que más se solicitan en estos sectores por su gran adaptabilidad a cualquier entorno y proyecto”.
Lógicamente, desde la Software Factory se pretende rentabilizar al máximo los desarrollos de las aplicaciones. “Realizamos un análisis funcional, técnico y de calidad completo”, explica. “Se deja todo estandarizado para que se reconozcan las características principales y sean más fáciles de reutilizar. El objetivo es que la base sea la misma para que se puedan hacer cambios para el cliente nuevo”, apunta. Ahora bien, especifica que el hecho de que esté estandarizado “no le quita importancia a la forma de trabajar que tienen los desarrolladores y que está basada en personalizar todos los proyectos”.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Espacio Patrocinado