viernes, septiembre 30, 2022
Publicidad
Inicio Mercado España tiene que “ponerse las pilas” en I D

España tiene que “ponerse las pilas” en I D

España tendría que diseñar una estrategia y establecer un compromiso para cumplir con los objetivos fijados por la Unión Europea para el año 2020 para lograr un 3 % del PIB de inversión en I+D, según se desprende de las conclusiones del Índice Altran 2013 que se presentó la semana pasada en Madrid y que tiene como fin evaluar la capacidad innovadora de los países europeos y determinar las recomendaciones para cada país. España logra mantener su valor su valor del Índice Altran, con un incremento mínimo con respecto al de 2012 del 0,3%. Este hecho es positivo, ya que se observa una tendencia a la baja de los países con capacidad media y alta. España con un valor de 0,52 en el Índice Altran sigue superando la media de la UE en capacidad de innovación (0,48 ). Sin embargo, la escasa participación de las empresas privadas en el sistema de innovación e I+D del país sigue siendo el talón de Aquiles del sistema español de ciencia y tecnología. Se ha reducido un 7 en el último año, pasado del 0,72 al 0,67 del PIB en el momento en que son más necesarias estas inversiones.
El índice también refleja otras dos tendencias negativas desde que se lleva realizando este estudio (2005). La primera es el retroceso en el ranking que ha pasado del puesto 11 al puesto 12; y ha sido superada por el Reino Unido, con un valor del 0,57.
La segunda es que la inversión en I+D como porcentaje del PIB ha disminuido un 4,3 hasta situarse en el 1,33 frente al 2de la media de la Unión Europea. España se sitúa en este aspecto en la posición 16, manteniendo una posición bajo y perdiendo valor desde el 1,39 del año 2012.
El índice, como en ediciones anteriores, está encabezado por los países nórdicos. En primer lugar, Suecia (1), seguido de Finlandia (0,97), Dinamarca (0,81) e Islandia (0,75).

Situación de España
España obtiene valores iguales al grupo de capacidad media para tres indicadores: el porcentaje de población activa con estudios superiores, el empleo en servicios de alta tecnología y las empresas con banda ancha.
La población activa con educación superior (32 %) continúa al nivel del grupo de capacidad media (31 %) y supera la media de la UE (27 %). Este componente ha crecido un 2,9 % este año frente al 3,8 % del año 2012 y sitúa a la población activa con casi 7,3 millones de personas con educación superior.
En términos de empleo en servicios de alta tecnología como porcentaje del empleo total, España recupera en 2013 los niveles de 2011, con un 2,90 % de empleados en este sector, a pesar del desempleo en otros sectores. Y un dato significativo es que se ha incrementado en 29.000 empleados pasando de 487.000 a 516.000 en solo un año. Este hecho hace que sea clave para el futuro.
Otra de las claves para mejorar en innovación es incrementar el peso de la empresa privada. En España uno de cada tres investigadores trabaja en la empresa privada, frente a otros países como Suecia, Estados Unidos, Japón o Corea en el que el porcentaje se aproxima o supera los dos tercios.
Del informe se desprende que para que España mejore en innovación y competitividad internacional es necesario lograr un mayor peso del sector privado en la realización de I+ D, pasando del 34, 5 % actual a más del 60 % en el futuro próximo.
España es líder en adopción de la banda ancha empresarial con un 96 %, pero este nivel de penetración todavía no se ha traducido en una ventaja competitiva para España. Se tendría que aprovechar para impulsar la innovación y el comercio electrónico.
María Luisa Poncela, secretaria general de ciencia, tecnología e innovación, señaló durante la presentación del informe que “el Ministerio de Economía y Competitividad ha aprobado, en colaboración con los agentes públicos, empresariales y sociales, la estrategia española de ciencia, tecnología y de innovación 2013 – 2020 en la que se fijan los ejes prioritarios para hacer frente a los grandes desafíos en materia de investigación e innovación. Estos ejes son el talento, el fomento de la investigación científica y técnica de excelencia, el liderazgo empresarial, los retos de la sociedad y la internacionalización del sistema”.
Dentro de esta estrategia se va a desarrollar un marco normativo y financiero para fomentar la colaboración público-privada y la inversión empresarial en I +D+ i, en la que se identificarán sectores estratégicos y nichos comerciales a explotar en terceros países y se creará un distintivo que acredite a las pymes innovadoras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here